desdelaindia

a veces parece que llegué ayer... y a veces se me olvida que estoy en India...

martes, septiembre 04, 2007

la espera

Que digo yo que no habrás pensado esperar a navidad para llegar a este mundo? Serías el primer bebé gestante que pasa tantos meses dentro de su madre y podríamos salir en las noticias o en la prensa por la hazaña pero preferiría seguir pasando desapercibida. Entiendo que vienes de lejos, y que no te trae la cigüeña pero es que ya hace nueve meses y medio que te hago hueco en mi panza y pese a estar encantada empiezo a echar de menos la “agilidad” con la que podía divisar las uñas de mis pies o mi propio ombligo. Ni tú ni yo caminamos ya cómodos. Yo parezco una peonza a punto de cesar el giro que la mantenía perpendicular al suelo, y tú, sé bien que ya no consigues sentirte desahogado entre tanta placenta, tanto cordón y estas digestiones pausadas que se producen en mi estómago. Pesas ya 4 kilos, según dice el médico, y yo no soy especialmente grande. Por otra parte, digo yo que querrás conocer a los que están aquí fuera, no?

Ya, entiendo que a veces somos muy críticos con este mundo, que nos pasamos el día quejándonos de nuestros políticos, del ritmo de las ciudades, del precio de la leche, de la escasez de agua, del cambio climático y de lo mal repartido que está el planeta. Pero no creas, que hay más justicia de la que yo te he contado. Verás: Concha, por ejemplo, es una mujer que vive en nuestro barrio y que aparentemente no tiene nada. Muchos días la encontramos con su bolsa de plástico llena de mendrugos de pan de ayer y alguna que otra fruta que le dieron en la Beneficencia. Sin embargo es más feliz que la señora que riega las plantas de su enorme terraza y que pasa las tardes a lo Penélope, esperando “a que llegue el primer tren, meneando el abanico”. Aquí tenemos tiendas caras, bares de diseño, dinero en la cartera y ganas de gastarlo. Y no pasarás hambre, no vestirás harapos con jirones, ni tendrás que trabajar al salir de la escuela, pero en países como la India, los niños juegan en las calles sin sentirse amenazados por el cartel de “prohibido jugar a la pelota”, ríen, se suben a los árboles, comparten sus almuerzos con otros niños y conviven con sus padres y abuelos en la misma casa, e incluso en la misma cama hasta que éstos mueren, y se sienten unidos, y se comunican sin tantos miedos, sin tantos prejuicios. En ninguna parte lo tienen todo, pero en todas partes hay algo que hace que valga la pena…
.
Probablemente oirás hablar del calentamiento global, de la desertización, de las emisiones de CO2, de los transgénicos, del consumo irresponsable o de la destrucción de nuestras costas y océanos. Pero también vivirás una revolución energética y un cambio de conciencia. Sentirás la necesidad de cuidar del planeta como nunca antes lo sentimos generaciones pasadas. Quizás te cuenten historias sobre aquel manantial del que manaba agua y de aquel bosque antes del incendio, y podrás ver imágenes del planeta antes de plantar tantos ladrillos. También nosotros lo encontramos así y no hicimos mucho por cambiarlo, o por remendarlo un poquito para tu llegada, pero conocerás a gente que crea su propio "planeta verde" bajo el techo de su casa, gente que lucha, gente que ama, y estará en tus manos elegir cómo y dónde quieres vivir. Me gustaría no darte muchos consejos, aunque seguro que tendré la constante tentación de enfocar tu vida hacia lo que yo creo que es mejor para ti. No me lo tengas muy en cuenta...
.Y bueno, que seguimos a la espera… con mucho movimiento, muchas contracciones y un poquito de impaciencia… sacando brillo a la panza...

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hola, hoy me he acordado de tí y he dicho (algo que me sigue pareciendo increible) voy a entrar al blog a ver cómo está Sonia, si por un causal ha parido ya, no sé......
Veo que estás ya muy gordita y apuntito y tan guapa como siempre, me he transportado a tu mismo interior, ese que siempre me ha parecido alucinantemente especial al leer lo que escribes, y ahora sin darte cuenta, he sabido de ti sé que estás bien y silenciosamente me voy. Muchos besitos y que siga todo bien.
Jesús

4:30 p. m.  
Blogger Sònia... no tan fiera... said...

Jo!! Qué bonito Sonia... a este bebé se le caerá la baba en cuanto vea como es su mami...

Por lo demás... intentaremos que tu peque pueda ver un mundo bonito, que no tenga que preocuparse por la carencia de agua, por la desertización ni por tantas otras cosas... quizás no podamos con todo, pero por lo menos esperemos que llegue a disfrutar todo lo que pueda!

Un besazo enorme, para dos!!

4:22 a. m.  
Anonymous paula said...

¿Yyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy?

Beeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeso
Beeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeesito

11:44 p. m.  
Blogger boris said...

sonia, mucha fuerza, paciencia, que linda carta, guardasela..es asi los envias al mundo, he de esperar para que transformen el mundo
un abrazo

10:41 a. m.  
Blogger Jota said...

Olá Sónia! Temos espreitado o teu blog e temos assim, à distância, sabido um pouco de ti e do teu de uma forma que muito nos agrada!

E então? Como está essa espera? Já foi?

Beijinhos, saudades

Joana e Francisco (Lisboa)

7:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home