desdelaindia

a veces parece que llegué ayer... y a veces se me olvida que estoy en India...

sábado, abril 14, 2007

Me recuerdo ahora enumerando diferencias entre mi país y el país bajo mis pies, hace ya más de un año. La lista se hacía interminable... Las calles, los olores, el sabor del agua, el sabor de la piel, la sonrisa de los niños, los bigotes de los varones y sus camisas de rayas, los hombros ocultos de las mujeres o las pieles “remangadas” de los ancianos. Y cambiaba el bar, cambiaba la farmacia, las piedras del camino, el camino se torcía y las curvas se tomaban mal peraltadas. Y recuerdo mis recelos ante una fortuita caída por la carretera de Mumbay a Goa, la pereza ante el compromiso adquirido de llamar a mamá cada poquitas semanas, la ira por el trabajo mal repartido entre ambos sexos o la inseguridad con la que te enfrentas ante un nuevo reto.
.
“... he sustituido el despertador por el canto del gallo, el café con leche por la leche con jengibre, comino, pimienta y canela, las seis y cuarto por las once menos cuarto, la playa con sombrillas por la playa con vacas, cuervos y toalla (la mía), el sonido de la ciudad por las olas del mar, la crema hidratante por la locion antimosquitos y el colchon de latex por la colchoneta en el corte de la roca... y los 13 grados por los 33, y los euros por rupias, y el abrigo por el pareo, las botas por descalza, el calcetin por la arena de la playa... y el agua caliente por las duchas frias...” escribía entonces…
.
Tampoco allí encontraba espejos en los hostales, en los aseos de los bares o en los escaparates de los comercios, pero me decía que era bueno dejar de mirarse cada mañana y sentir la belleza o la satisfacción de uno mismo desde dentro, y es que mucho jacinto anda suelto...

Yo misma... Esta mañana miraba en el espejo la barriga afilada que despunta hacia mi ombligo y recordaba a una madre pariendo en el hospital de Bathalapalli, en Anantapur. Allí las mujeres paren sin médicos, sin epidurales, sin oxitocinas y sin episiotomías… allí las mujeres paren… Y cuando son asistidas por matronas, como la madre que yo “escuché” parir, sus partos son bellos, naturales, fruto de la propia naturaleza de la mujer. Ese “parir” supone una pieza más en su propia sexualidad, un instrumento que la hace mucho más fuerte… la prepara…

Dice Aitana Sánchez-Gijón en el reportaje de “El parto es mío” hace un par de semanas en El País Semanal: “Y sí, con dolor, un dolor natural que estás preparada para soportar. Transitar por ese dolor, vivirlo conscientemente, es un privilegio, y me ha hecho más fuerte”

.

.

.


Meses más tarde aprendí a enumerar semejanzas… esto me permitió acercarme a todos un poco más...

10 Comments:

Blogger eggy said...

Y vaya que es trascendental esa semejanza que encontraste. No te deseo el dolor (no me sale), pero cuánto me alegra ser testigo, aún a la distancia, de ese maravilloso momento que estas viviendo y de su esperadísimo descenlace. Sí, hay dolores que dan gusto, justo de eso acabo de escribir, este tipo de conecciones no me interesa entenderlas, las veo y no puedo más que sonreirme.
Besos enormes, a repartir, ya sabes con quién...

8:28 p. m.  
Blogger rocanlover said...

No puedo evitar recordar el parto de mis ninios, yo no se si estaba preparada para tanto dolor ni tampoco crei que todo fuera tan maravilloso, ese preciso momento en que nos "separamos", sentir su forma sin tocarlo con las manos, sin haberlo visto aun, ese preciso momento inundado de emociones, conexiones, dolores, fuerzas, felicidad, ternura y tanto tanto amor, del infinito, del que perdura.....
En ese preciso momento, trascendemos.....

Abrazos, cariñosos, tranquilos....

3:35 a. m.  
Blogger alvaro said...

...debe ser tan maravilloso ese zas que sientes ahi adentro...
...y si, aveces nos empeñamos en ver las diferencias...cuando somos mas parecidos de lo que nos pensamos... y si hay diferencias...puestos a elegir me quedo con las suyas...
...guapa!!! que un besazo enorme llenos de amor para los tres!!!
paz y calma...

3:34 p. m.  
Blogger Sònia... no tan fiera... said...

Yo no sería capaz, por eso me parecéis tan valientes!!!

Besos!

11:14 p. m.  
Blogger La puta que no te parió said...

Saber sentir el dolor ajeno como propio vale más que mil partos para ser una gran madre y vos sos una de esas, suerte tiene esa niñita(/o) "por las dudas" pero entre paréntesis.

Beeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeso
Beeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeesito

1:24 a. m.  
Blogger sonia said...

Paula? por qué no puedo entrar a verte? ahora es solo para VIPS? y yo no soy VIP? Un besito, guapa!

10:38 p. m.  
Blogger Platinum said...

Siempre me ha fascinado ese momento. Te envidio, os envidio...

Desito

12:20 a. m.  
Blogger La puta que no te parió said...

Nooooooooooooo corazón, Usted es VIP VIP VIP y nada de radio llamadores, de las buenas buenas, ¿Qué me dice?
Esto ya lo expliqué varias veces pero me cabe 1000 más si hace falta, es que en lugar de cerrarlo y perden todo lo escrito solo le eché llave, nadie más que yo misma entra allí.
Jamás se le cruce por esa cabecita que no forma/n parte de mis afectos más profundos mi cielo.

Beeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeso
Beeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeesito

10:23 p. m.  
Blogger sonia said...

Asunto aclarado! pero espero que sea por un tiempito sólo, no? mira que más de uno echa en falta esos bellos textos... Un beso grande, linda!

1:09 p. m.  
Blogger Carlos Killian said...

HEMOSA SONIA,GRACIAS POR TU BLOG,BESO,KILLIAN

9:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home